Hecho por profesionales…

FORMULA 1

FORMULA 1

Jul 8, 2015

Después de Silverstone
por Juan Carlos Maimone

Mientras el gran circo empaca sus bultos rumbo a Budapest y acallados los susurros de los tibios motores de la categoría mayor, analizamos lo que nos deja esta nueva jornada dominguera, la novena de una temporada tan cansina como aburrida por la falta de debate a la hora de analizar el poderío de los equipos. Porque no importan las alternativas que aparecen o desaparecen a lo largo del fin de semana, el epílogo ha sido – y creemos que será – siempre el mismo: Un dominio absoluto de las “flechas de plata”.

Ya sea en carrera o en la estrategia, con piso mojado o seco, con frío o con calor y sobre todo a la hora de diferenciar a los buenos entre los mejores, Mercedes Benz se distancia considerablemente del resto opacando cualquier alternativa.

El actual monarca de la categoría Lewis Hamilton se encargó de demostrar que aún cuando estaba mal, sin gomas y con el piso mojado, no expuso el triunfo, ni dejó que desde los boxes se lo arriesgaran como ya ocurrió. Ganó acorde a su estilo, pulido, agresivo, preciso, es decir a lo Campeón.

Por el lado de Nico Rosberg que se mostró un tanto conservador hasta promediar la carrera, asomó con el talento y el coraje de los que saben cuando la lluvia le golpeó la puerta, para devorarse a los dos Williams que hasta ahí, parecían muy fuertes. Más Massa que Bottas, porque el brasileño sacó a relucir toda su experiencia cuando hubo que jugársela.

Massa

Hubo un muy buen trabajo de Ferrari, sobre todo de Vettel, a quien le tiraron todos los resultados de una estrategia elaborada a costa de Kimi Raikkonen y su práctica de años.
Bien Alonso, quien a pesar de todas sus desgracias pudo rescatar un punto de oro a bordo de lo que “dieron” (y probablemente le seguirán dando por algún tiempo).

Lo inexplicable, fue lo de Williams a quienes le ha caído del cielo el FW37 de Mercedes con toda su potencia y tecnología, pero la estrategia elaborada desde los boxes, no sólo los dejó fuera de la pelea, si no que también ausentes a la hora de heredar algún escalón en el podio.

Resumiendo; después de lo visto en Silverstone, es muy difícil que el panorama pueda cambiar en lo que queda de la temporada, una temporada que tiene color plateado, aunque por lo hecho hasta hoy por los autos y pilotos de la estrella, se puede decir que es un año totalmente dorado…

468 ad