FORMULA 1

FORMULA 1

Posted by on Jan 27, 2015 in Formula 1 | 0 comments

Que mal la veo…
Por Juan Carlos Maimone

Que la categoría mayor de la historia del automovilismo necesitaba cambios, creo que no existe quien lo niegue; que los implementados hasta el momento han sido nefastos, una realidad absoluta y en estas condiciones, asomamos a los albores de un temporada que sólo sabe de interrogantes.

Lo que en un momento se temía y que era nada menos que la pérdida masiva de aficionados, hoy tiene carácter de vigencia y los números asustan a los más arraigados precursores de lo que debía ser una cura y que arrojó como resultado una involución con los más sombríos pronósticos.

Lewis

Mientras por un lado se pide a gritos cambios técnicos que atraigan y apasionen a los amantes de la categoría con autos estéticamente más bellos, del otro responden clamando por potencias inusuales o la implementación de video juegos que vayan creando una orientación para las nuevas generaciones (?).

Todo este nebuloso panorama, tejido en las más altas esferas; allí donde se maneja la toma de decisiones que hasta ahora, parecen tan dispersas como carentes de sentido, las pruebas a la vista. Entonces cabe preguntarse: Si los autores o ejecutores de las reglas se muestran temerosos del futuro, qué se puede esperar de aquellos que sólo manejamos las expectativas…?

Creo que es el momento de hurgar en el pasado, el desandar los caminos que llevaron a la F1 a ser la categoría mayor del automovilismo deportivo y para ello, debemos poner sobre el tablero toda la experiencia periodística disponible para de alguna manera – no de cualquier manera – llamar la atención a unos cuantos que de camisas almidonadas pero con muy pocas neuronas se pasean por las grillas los domingos de carreras.

Fangio

Después de más de 90 grandes premios vividos desde adentro, la realidad me indica que se sigue insistiendo en los autos por sobre el talento de los pilotos quienes después de todo, son los únicos héroes de esta historia. Hoy por hoy la única escudería que tiene seguidores por la marca (y no por los que manejan) es Ferrari y tiene mucho más que ver que la efervescencia nacionalista de los “tifosis” que por otra cosa. Con eso y todo, les costó horrores adaptarse a la idea de no contar con un piloto italiano en sus filas. El resto de los aficionados, sigue a los hombres y a los nombres.

Pocos recuerdan que Juan Manuel Fangio compitió para 4 marcas (Alfa Romeo, Maserati, Mercedes Benz y Ferrari), simplemente era Fangio. A José Froilán González se lo recuerda como el héroe de Maranello; sin embargo no sólo compitió con Ferrari, también lo hizo con Maserati, Talbot y Vanwall. Ya en nuestra era Michael Schumacher fue el “súper hombre” del Cavallino Rampante, aunque vistió los uniformes de Jordan, Benetton y Mercedes. Aún así, su nombre perseveró aún después de su fallido retorno a la categoría con un auto de la estrella. Y así aconteció con Prost, Senna, Montoya o Alonso, el hombre por sobre las máquina. Pensar o hacer lo contrario es una obscenidad deportiva.

Senna

Hoy, el “tabú” del circuito es reconocer que corren los que traen dinero a las arcas de los equipos, relegando groseramente a los verdaderos talentos que ennoblecerían la categoría y no lo digo desde el facilismo del teclado. Los que me conocen saben que el domingo lo saludo a Maldonado a “Checo” Pérez o a Sainz Jr., lo cortés no quita lo valiente y ninguno de ellos – excelentes personas – o su entorno me hacen cambiar la idea. El talento “cero” y el amiguismo sigue primando por sobre las necesidades de la Fórmula 1 en mi humilde punto de vista o en el de varios que saben mucho del tema..

Los últimos héroes del automovilismo mayor, salieron de los mal iluminados talleres del karting y juntando las monedas para pagar hoteles de una estrella o viajando como podían, pero sin dejar abierta la puerta a la posta que enalteciera el deporte. Allá quedaron los Jonatan Jorge, los “Pechito” López, los Chaves o los Regalia por nombrar algunos de los nuestros que no tengo dudas, hubieran multiplicado por millones los seguidores de este deporte. Más o menos lo que lograron en su momento Montoya en Colombia o Alonso en España.

Alonso

Este es el verdadero panorama que aflige a propios y extraños, el mismo que no cambiará mientras unos pocos piensen en sus propios bolsillos y otro puñado los avalen con las manos manchadas por la oscura tinta con que escriben…

Post a Reply

468 ad