LA INDUSTRIA NORTEAMERICANA

LA INDUSTRIA NORTEAMERICANA

Posted by on Dec 6, 2014 in Novedades de la industria | 0 comments

Seguimos o Cerramos…
Con algunas excepciones, pobladas de ineptos y políticas arcaicas la industria automotriz norteamericana no encuentra la senda…

Por Brian M.

La depresión económica que afronta la Unión Americana, no fue, ni es ajena para industria automotriz; aunque en realidad, la crisis financiera no fue más que un detonante para un largo proceso de decadencia que conoció sus orígenes en los 70s. cuando (durante la presidencia del Presidente Carter) se produjo la primer crisis del Golfo Pérsico…

Entonces – y muy a pesar de los desmemoriados – el precio de la gasolina subió de los 23 centavos el galón a un poco más de 1 dólar de la moneda americana en sólo en días.
Esta coyuntura produjo la primer entrada por la puerta grande de los automóviles japoneses a través del Datsun 240 (más tarde Nissan), Mazda con su primer RX7 de motor rotativo y como es natural, Toyota con su Corolla, avalados todos por el bajo consumo de sus por entonces desconocidos 4 cilindros.

Corolla 76

La industria sufre allí su primer cimbronazo que trata pobremente de confrontar con la más absoluta falta de preparación o conocimientos para la circunstancia y dos vehículos para el olvido: El Ford Pinto y el Chevrolet Vega…

Es por otra parte donde la realidad golpea por primera vez las puertas de Detroit y pide a gritos cambios sustanciales que ejecutivos enquistados en sus apoltronados sillones no escuchan. Pero claro, la economía estaba en uno de sus mejores momentos y la emergencia no se vislumbraba en el horizonte.

Dentro de este marco, trataremos de por lo menos analizar las razones de una situación que lleva a las “Big Three” (las Tres Grandes) hoy, a un panorama “perdedor” frente a los fabricantes extranjeros.

GMC

A partir de los 90s. aparece una tendencia casi salvadora para las automotrices, que fueron las SUVs. Motores potentes, gran lujo y comodidad, pero lo que es mejor, avalada por una gran experiencia en los Estados Unidos en producir este tipo de vehículos. A nadie se le ocurrió pensar, ni entonces ni en las postrimerías de la década, que el barril de petróleo alcanzaría cifras inconcebibles y que el usuario se volcaría nuevamente al motor pequeño y de bajo consumo.

Es decir, la inoperancia ejecutiva en predecir y planificar en consecuencia, a través de un producto que permitió recuperar terreno en su momento, para convertirse en un callejón sin salida más tarde.

Uno de los problemas más graves, es que en el país se diseñan vehículos compuestos por diversos componentes que a su vez, son licitados. El proveedor, será el que aparezca con el menor costo y esto puede sonar hasta racional, cuando la sustentabilidad del negocio depende de la capacidad de ofrecer productos a muy bajo costo.

Factory2

Las automotrices japonesas y/o europeas, han utilizado históricamente una posición opuesta, basado en el establecimiento de relaciones a largo plazo con los proveedores, fomentando innovación y aprendizaje a lo largo de la cadena de suministro. Esta última instancia redunda no necesariamente en automóviles más económicos pero sí de mayor calidad y poder de reventa.

Esta mentalidad obedece a una estrategia de venta: “Primero ver que quieren los consumidores y después ofrecerlo al menor costo”.

Están tan lejos las automotrices norteamericanas..?. Si bien no es sencillo de explicar, podemos considerar el siguiente indicio…

Worquer

Los altos ejecutivos de las empresas locales, proceden generalmente del sector económico de las mismas. Es decir contadores o economistas que pueden o no, conocer el negocio y por supuesto nada de negociar con los sindicatos…

En cambio en Toyota, por tomar un ejemplo, los altos directivos son ingenieros que han trabajado por años en las distintas plantas y conocen de memoria los desafíos tecnológicos de la producción.

Es evidente que el modelo actual para las Tres Grandes, es totalmente inviable. Manteniendo diez marcas mediocres por fábrica en vez de concentrarse en una con calidad, estudios fehacientes de las futuras tendencias del mercado y por sobre todo, renovación de mentalidades geriátricas tendientes a producir el gran cambio.

Factory

La Ford Motor Company es sin dudas la mejor posicionada de las tres, encarando nuevas estrategias con nuevas concepciones y hasta tal vez una mentalidad discordante con sus pares.

Por el lado de Chrysler y GM, parecen seguir persistiendo en antiguos métodos bajo nuevos rostros y así pronto, muy pronto, veremos las mismas caras pidiendo más dinero de los contribuyentes frente al Congreso, las mismas que se congratulan con jugosos bonos para producir simplemente una profunda inoperancia…

Post a Reply

468 ad