Hecho por profesionales…

HOMENAJE A SENNA

HOMENAJE A SENNA

May 1, 2014

Atardecer de un día horrible…
(desde Italia) Por Bryan M.

“Senna fue una inspiración. Mi primer karting tenía los colores del McLaren de Ayrton. Recuerdo que cuando iba al colegio, en mis libros no tenía fotos de chicas como muchos, pero tenía varias de Ayrton y también en mi habitación, donde había un gran póster de él…”. Las palabras del mejor piloto de la actualidad Fernando Alonso, lo dicen todo. Ayrton Senna fue eso, una inspiración para todos los niños, jóvenes y no tanto.

Porque no sólo marcó a muchos por su talento incomparable detrás del volante, también en la vida fue un ejemplo de persona en todos los sentidos.

Las caras aún atónitas en la fatídica curva “Il Tamburello” hablan por sí mismas, como que los veinte años de aquel día nefasto hubiera sido simplemente ayer. Son rostros cargados de dolor, de incertidumbre de reencuentro con la tragedia. Hay muchos aficionados, mecánicos, pilotos, ingenieros, dueños de equipos, ojos cargados de lágrimas sin excepción.

Homenaje a Senna 2

Eran las 2:17 de la tarde cuando un sacerdote se dirigió al trazado de Imola y bendijo la curva. Paradójico, como irreal, bendecir lo casi maldito para los que amamos el automovilismo.
Los dedos índices se alzaron apuntando al cielo como señalándolo, como emulando su gesto en la victoria.

Reconozco que yo era muy joven por entonces y la categoría mayor del automovilismo no era tan conocida en los EE.UU y poco recordaba de aquel día. Más tarde, la carrera periodística me llevó casi a tutearme con muchos de los presentes y en este momento tomo contacto con la verdadera dimensión de lo que representaba Ayrton Senna en el mundo de la velocidad. La emoción se contagia de manera absoluta, las caras casi siempre adustas, frías y casi sin expresión se convierten y más de una lágrima traicionera cae inocultable por detrás del marco de los espejuelos.

Denna Homenaje

Alonso desencajado, Raikkonen sombrío y abatido, hasta el mismo Valentino Rossi no oculta su emoción, los aficionados lloran el momento. Todos marcados por su ejemplo, su profesionalismo, su dedicación, su entrega, pero por sobre todo, por la calidad extrema con la que hacia su trabajo. Hasta Alain Prost, su rival de todos los tiempos recordó la promesa absoluta de entonces y con carácter de vigencia hoy: “En su honor nunca me volveré a subir a un Fórmula 1. Senna ha sido un maestro de su tiempo, si sirve de algo, este es mi homenaje…”

El tren que me lleva de Bologna a Roma y de ahí a Barcelona comienza moverse lentamente, la campiña italiana se mezcla con las imágenes vividas esta tarde nublada. Cierro los ojos, repaso aquel accidente que se llevó para siempre a uno de los más grandes de la historia y pienso: Qué injusticia, por Dios…

468 ad